Lombrices intestinales en perros y gatos

«¿Cómo puede ocurrir la transmisión animal y humana?»

Los gusanos redondos son los gusanos más comunes que se encuentran en cachorros (perro y gato) porque el contagio se produce desde el nacimiento.

Deshacerse de estos parásitos es importante para su salud, pero también para la salud de quienes viven a su alrededor, ya que la ingestión accidental de huevos de lombrices intestinales puede provocar problemas graves en los seres humanos.

Consulta a tu veterinario antes de comprar un desparasitante porque no todos son iguales.

Los perros y gatos se contaminan desde el nacimiento

La contaminación inicial de cachorros y gatitos por lombrices intestinales se produce a través de la placenta o la leche materna, cuando su madre estaba infestada por estos parásitos. Luego, las larvas de lombrices intestinales se desarrollan en el intestino del cachorro y los huevos se liberan en las heces, contaminando el medio ambiente. ¡Al adherirse a los pies de los animales y los zapatos humanos, los huevos de lombrices intestinales se pueden transportar a todas partes!

Los perros y gatos cazadores adultos también se infestan al consumir presas que llevan larvas de lombrices intestinales en sus tejidos.

Se inducen varios trastornos en animales jóvenes.

Cuando los gusanos redondos son muy numerosos, forman bolas que interrumpen el tránsito intestinal. En caso de una infestación importante, estos gusanos causan muchos trastornos digestivos.

Los parásitos también evitan que los cachorros aprovechen al máximo el aporte nutricional de los alimentos: su crecimiento se ralentiza y sus defensas inmunológicas se debilitan.

La infestación en humanos puede ser grave

¡Todos los días, miles de huevos se liberan en las heces de los animales parasitados, que pueden sobrevivir hasta 2 años al aire libre! Obviamente se encuentran en la arena del gato pero también en todos los lugares donde los perros y gatos pueden eliminar sus heces.

Los niños que juegan en jardines sucios o en arenales (así como las personas que comen verduras mal lavadas) están expuestos a la ingestión accidental de huevos de lombrices intestinales. La contaminación también puede ocurrir cuando se abraza a un perro o gato infectado y se le pegan huevos al pelo. El riesgo es mayor para los niños, ya que a menudo se llevan la mano a la boca después de abrazar al animal.

Los huevos ingeridos dan lugar a larvas que migran al cuerpo y pueden causar serios problemas de salud, especialmente si se encuentran en los ojos o en el sistema nervioso.

La frecuencia de la desparasitación depende de la edad y el estilo de vida de su perro o gato, pero debe realizarse al menos dos veces al año. Su Médico Veterinario puede ayudarlo a optimizar el protocolo examinando, por ejemplo, una muestra de heces de su mascota bajo un microscopio y preguntándole sobre el estilo de vida de su mascota. La cantidad y el tipo de huevos de parásitos observados, así como el peligro que enfrenta su mascota, lo ayudarán a prescribir un tratamiento más enfocado.

CITA: (Virbac México, sf)

PRODUCTOS SUGERIDOS

PERROS